El viejo torero

 


 El viejo torero

El pequeño señor español con cara de viejo torero, como se autodescribió Ortega en una de sus últimas conferencias, proclamó entonces que de un objeto estúpido como es un icosaedro se puede decir –como del átomo- muchas cosas con pocas palabras, y expresó a Hesenberg su sospecha de que la materia debe ser una realidad  bastante tonta cuando tan fácilmente se ha dejado capturar por los físicos. Pero una persona –seguía- es asunto mucho más complejo y rico de contenido que el átomo o el icosaedro, porque es mucho más real. De aquí que hablar de algo humano –se lo que sea- exige muchas más palabras”

Román Alberca Lorente [1] 



[1] Palabras introductorias de contestación al Discurso de D. Luis Valenciano Gaya con motivo de su ingreso en la Real Academia de Medicina de Murcia, el 13 de Octubre de 1960. Anales de la Real Academia de Medicina de Murcia. Publicaciones de la Academia. Murcia.



Juan José Regadera, 2004 

           


Hasta pronto

Comentarios