Sustanciabilidad

 


Sustanciabilidad


Sustanciabilidad, 
intuida en pequeño gestos, 
que comprendemos y captamos, 
provocados por un instante fugaz de unidad, 
entre lo interno y lo externo[1]
sustanciabilidad 
intuida por un súbito contagio de la forma, 
capaz de “movilizar y tensar el ser integral” 
arrastrándonos con ello 
en una arrebatadora explosión de empatía. 
Este gesto, 
que nos conmueve, 
es “la forma estampada”[2]
“ondulante”, 
que en su interior, 
a veces se “desenvuelve”, 
otras, 
“ni siquiera conoce el espíritu de la persona que hay en él”.




[1] Ver post 4ª Parte: Habitud (interno= “actitud”; externo= “habitud”: ambos conceptos se los debemos a Zubiri. Sobre ellos léase el fino análisis realizado por Rof Carballo [en: Cerebro interno y mundo emocional. Ed. Labor, Barcelona, 1952, p. 434-445]).

[2] Definición de “Forma estampada”: “En las honduras de nuestra alma – decimos con Roura Parella (3)- mora “la forma estampada que viviendo se desenvuelve”. Esta ley individual –innata- que yace en las honduras de mi alma es la “actitud –valores inconscientes-” con los que cada cual nace en este mundo. Y la “circunstancia” –adquirida- (cultural, educación, ambiente, época vivida) es lo que definimos como  “habitud –valores conscientes-” con los que cada cual tiene que vérselas. 





Juan José Regadera, 2004 

           


Hasta pronto

Comentarios