El psicólogo responde®. Duda solucionada: Número 1

Duda solucionada: Número 1

Pregunta del paciente: 

Buenas me llamo Samuel y tengo 20 años. Hace un tiempo aproximadamente dos años comencé a obsesionarme con lo que escuchaba y no paraba de dejar de prestar intención debido a que a veces creia que era mentira (hacia comprobaciones y todo). Luego casualmente me enfermo de gripe y me provoca una disfunción de la trompa de eustaqui en el oido derecho con lo cual me causaba pitido y aumento considerablemente mi ansiedad. Una vez ya mas o menos superado habiendo pasado 1 año comencé a tener dudas sobre mi relación a nivel de pasarme dias enteros mal con dudas y sabia que era ansiedad porque habia dias en q se me iba y todo lo tengo claro. Hoy en dia mi nueva obsesión es estar pendiente de mi respiración la cual es un infierno angustiante porque siento q me ahogo o que no puedo dejar que mi cuerpo lo haga automáticamente. Busco en internet soluciones pero no encuentro nada que me de consuelo y pienso que me voy a quedar asi toda la vida y que no voy a ser feliz. Hago este post para saber que me ocurre y porque he pasado por estas obsesiones ( lo de la respiración ocurrio despues de q pasara otra gripe y tuviera una congestión fuerte en la nariz q me impedía respirar). Gracias 

Respuesta: 


Buenas tardes, Samuel, 

Independientemente de que puedas o no pedir ayuda con un profesional de la psiquiatría o de la psicología (que no estaría mal que te hiciesen una valoración) trataré de tranquilizarte con lo que te sucede ya que aunque vivas los síntomas con "incoercibilidad y sentimiento de compulsión" no te está pasando nada malo ni te va a ocurrir nada malo. 

Es recomendable que intentes comportarte como si no estuviesen ocurriendo o produciéndose. Sé que es difícil pero es la mejor solución para todo el abanico de síntomas que describes. Desde el punto de vista de la Semiología Clínica Psiquiátrica, los síntomas indicados son producciones mentales patológica encuadradas dentro del área de las obsesiones y fobias. 

La Semiología clínica de las obsesiones nos informa de un elevado número de ellas, tenemos: obsesiones sensoriales, ideas obsesivas, interrogantes obsesivos, duda obsesiva, temores obsesivos, obsesiones-Manía, obsesiones por contraste, etc.; Y en relación a las fobias a: objetos, lugares y animales, además de fobias diversas: a los elementos de la naturaleza, a los fenómenos fisiológicos (aquí estaría encuadrada, Samuel, la de respirar como indicas en tu texto), o fobias muy selectivas; así por ejemplo, puedes tener miedo a subirte únicamente en los trenes de tracción eléctrica o a tocar gatos de angora..., y por supuesto, Samuel, fobias a las enfermedades: a los microbios, al contagio, al moho... 

Como puedes ver Samuel, el repertorio de obsesiones es muy amplio y variado y todas ellas obedecen o se ajustan a la misma estructura. 

En una pregunta anterior, he ofrecido algunos datos relevantes sobre la semiología estructural de las obsesiones y fobias que volveré a indicar aquí. 

La obsesión es un fenómeno experimentado como anormal y caracterizado por la existencia en la conciencia de un sentimiento, de una idea, de una imagen o de una tendencia en desacuerdo con la continuidad de las actividades mentales. 

Los caracteres de las obsesiones son, como te indicaba más arriba: "la incoercibilidad y el sentimiento de compulsión", la obsesión se impone, tiende a persistir cualquiera que sea el esfuerzo hecho por la persona para deshacerse de ella; el "sentimiento de su naturaleza morbosa", de parásito de la actividad mental a la cual está superpuesta, siendo experimentada como enfermiza. 

La obsesión no es nunca afectivamente neutra, sino que se acompaña siempre de una doble tendencia contradictoria de repulsión y de deseo aunque sea en pequeño grado y de ansiedad incluso en los casos más benignos. 

Por lo tanto, cuando te encuentres en la situación descrita trate de no seguir el discurso mental producido, deje que fluyan en su mente sin tratar de luchar contra ellas con la esperanza de que se atenuaran. Actúa como si no existieran y haga su vida normal. Es fundamental continuar con la vida propia aun teniendo en la mente todos los síntomas que describes (tanto los mentales como físicos). 

Como te indica, son producciones mentales patológicas (que no hacen daño en ningún sentido) numerosas, de género e importancia variada donde no luchar contra ellas atenúa el impacto en la vida cotidiana. 

En cuanto a la evolución y significación de las obsesiones y fobias, en algunos casos se observa un "episodio obsesivo", con duración de algunas horas o pocas semanas, tras un estado de cansancio general o un traumatismo afectivo. Más frecuentemente los síndromes obsesivos son de larga duración (aunque ello no equivale, Samuel, que tengas que preocuparte en exceso porque sigue sin pasar nada aunque lo vivas con angustia y malestar). 

A veces la obsesión o la fobia están en relación a estados previos de mayor importancia, incluso pueden estar enmascarando otros fenómenos, de aquí, Samuel, que permitas que insista, una vez más, en que te valore un psicólogo o psiquiatra, especialmente por la juventud que tienes (20 años). 

Espero que sigas mi recomendación y si te es posible consulta con un profesional. 

Un saludo,




Juan José Regadera. Murcia

        

                                     Hasta pronto 


Comentarios