El psicólogo responde®. Duda solucionada: Número 9

 

Duda solucionada: Número 9

Pregunta del paciente:

El poder de la Sugestión. Me gustaría saber que es

Respuesta:


Buenas tardes,

Desarrollaré algunos datos históricos sobre lo que usted denomina "El poder de la sugestión" para que pueda sacar sus propias conclusiones. Acudiré para ello a datos de la psiquiatría y la psicología.

Desde el punto de vista de la Semiología Clínica Psiquiátrica, la "sugestión o sugestibilidad" es la predisposición de la imaginación para admitir como verdaderos ciertos elementos de discutible realidad venido del exterior (sugestión) o resultantes de su propia actividad (credulidad). Se puede observar en personas con limitada capacidad intelectual, en el curso de la confusión mental y en los dementes.

Desde el punto de vista de los tratamientos psicológicos, el primer tratamiento que aplica Sigmund Freud (aparte de la electroterapia y masajes) es la "hipnosis", un proceder que, aun estando desacreditado en la clase médica, venía siendo reintroducido en la práctica neuropsiquiátrica, como así era por ejemplo en los centros franceses de La Selpêitrière, con J. M. Charcot al frente donde Freud fuera visitante.

La "hipnosis" se ofrecía como un método terapéutico apropiado, destinado a hacer desaparecer mediante "sugestiones" las representaciones intrusas. Sin embargo, más tarde, Freud consideró que este método podría provocar una mejora que no fuera duradera y adoptó un método más directivo más directivo manteniendo al paciente con plena conciencia. En concreto, aplicó la "sugestión", consistente en colocar su mano sobre la frente del paciente y asegurarle que entonces podría recordar los acontecimientos olvidados que se trataba de traer a la conciencia.


Freud práctico este método desde el caso Emmy de N., en 1889, hasta el caso Dora, en 1899. Sin embargo, se convención de que aun así no se lograba que los pacientes enfrentaran los sucesos originantes de su condición neurótica.

Otros autores que nos ofrecen sus puntos de vista sobre la "sugestión":

- El psicoanálisis lacaniano donde nos encontramos con la "sugestión simbólica".

- Siguiendo a Adler (psicoterapia adleriana), el hipnotismo y la sugestión serían un espacio de "influencia de una persona sobre otra" que constituya la "condición de posibilidad" de la psicoterapia. Desde este punto de vista, se hablaría de la sugestionabilidad como condición de posibilidad de la psicoterapia, no de esta o aquella, sino de todas las terapias psicológicas. Es decir, no es que cualquier psicoterapia se reduzca a sugestión, sino que la sugestión se disuelve en todas o se realiza en cada una.

- Dentro de las hipótesis de la "Terapia Racional Emotiva" (TRE), que según Ellis están apoyadas por datos de investigación, la sugestión, la auto-sugestión y la sugestión hipnótica influyen fuertemente en la conducta.

- Desde el punto de vista de la intervenciones con base en la exposición (Terapia de Conducta), "la sugestión directa" trata de promover una reacción emocional "positiva" con la que contrarrestar la ansiedad condicionada a una situación (por ejemplo, evocar todo lo agradable que sea viajar en avión como condición en la que llevar a cabo la exposición imaginaria a las escenas temidas de viajar-en-avión).

Conclusión:

El nombre "psicoterapia" surge en el contexto de la hipnosis y la sugestión a finales del siglo XIX. El término "psycho-therapeutics" fue introducido en 1872 por Daniel Hack Tuke, descendiente de los cuáqueros fundadores del famoso Retiro de York con base en el "tratamiento moral". No obstante, el término "psicoterapia" no se consagraría hasta 1891, cuando Hippolyte Bernheim publica su libro "Hypnotisme, suggestion, psychotérapie (Shamdasani, 2005). El largo pasado de la psicoterapia antes de recibir su nombre cuenta con al menos tres grandes tradiciones: la religión, la retórica y la filosofía.

Como puede ver, utilizando una expresión de Marino Pérez Álvarez (autor al que debemos la mayor parte de las ideas volcadas aquí): "La corta historia y el largo pasado de la psicoterapia", "el poder de la sugestión" -como usted lo define- en el campo de la psicología, desde el punto de vista sociológico y antropológico, es a la vez institución social y figura cultural cuya perspectiva se percibe en el escenario subjuntivo que posibilita la vida y actuaciones de cada uno de nosotros.

Por último, a este respecto -y como aclaración al último párrafo-, el propio Marino Pérez, gusta de citar la obra de Dostoyevski "Apuntes del subsuelo", de 1864, donde el personaje llega a declarar: "Les juro, señores, que tener una conciencia sobradamente sensible es una enfermedad, una verdadera y auténtica enfermedad" (p.21 de la edición de Alianza)

Un saludo,



Juan José Regadera. Murcia

        

                               Hasta pronto 


Comentarios